Thursday, November 02, 2006

Los Mensajeros de Sumpango

FESTIVAL DE BARRILETES GIGANTES SUMPANGO 2006

En la edición del 30 de octubre 2006 de Prensa Libre, Mario Antonio Sandoval, escribió el siguiente artículo, lo transcribo y le agrego fotos.

CATALEJO

No son barriletes, sino mensajeros
Los barriletes de Santiago y Sumpango son mensajeros entre los ancestros y los vivos, según la cosmología kaqchikel.

COMO TODOS LOS AÑOS, el miércoles y jueves próximos serán elevados los barriletes gigantes de Santiago y de Sumpango, en Sacatepéquez, ante la mirada curiosa de muchos turistas guatemaltecos y extranjeros. Es una tradición ahora amenazada por factores como la ignorancia de su verdadero significado, pero sobre todo porque han irrumpido factores tan lamentables como asuntos políticos y publicitarios, razón por la cual hay asociaciones locales e instituciones culturales cuya lucha se centra en mantener incólumes esas y otras tradiciones indígenas. Hoy quiero dedicar estas líneas a resumir un trabajo del humanista Celso Lara, investigador, antropólogo, historiador y folclorista de primera categoría a nivel latinoamericano, desde hace años.

LOS BARRILETES REPRESENTAN la unión del inframundo con el mundo; son la vía de enlace de los vivos y los muertos (los santos o los ancestros), y por tanto sin relación con los santos del cielo católico, sino con los ancestros. El Dios del mundo libera por 24 horas a las almas de los muertos, quienes pueden visitar a la familia, y si no son bien recibidos, pueden dañar las cosechas, causar enfermedades o atentar contra la vida de los familiares vivos. Por eso, en el alba de hoy la familia esparce flor de muerto en el umbral de la casa y cuelga ramilletes en los marcos de las ventanas y cualquier apertura de la casa, “para guiar a los espíritus e indicarles que no se les ha olvidado y son bienvenidos”. Este complejo ritual dura todo el día.

LA FAMILIA PREPARA EN LA CASA un altar adornado con flores de muerto y con ofrendas de aguardiente blanco, pan, agua, frutas, atol de maíz y candelas. Luego van al cementerio a “vestir” la tumba, o sea a esparcir flores de muerto y colocarle coronas de ciprés en la cabecera, para después comentar los días felices de la vida con los ahora difuntos. Los barriletes remontan el vuelo en busca de los espíritus errantes y ancestrales. Por la noche, los “principales” de la cofradía de San Miguel recorren el pueblo para pedir limosna en nombre de San Miguel y de los pobres. El rezo de estos principales en el altar de las casas logra el regreso de los espíritus al inframundo y quedan a la espera de la salida del año siguiente y la concreción del mito del eterno retorno.

GRACIAS A PERSONAS como el licenciado Lara, podemos conocer el basamento cultural de esta costumbre típicamente guatemalteca. Como él dice, no son simples cometas, sino el hilo conductor de estas almas. Ciertamente, pienso yo, existe el factor de la belleza y del colorido más elaborado, pero son elementos totalmente secundarios. Estos barriletes, así como ocurre con todas las formas de la cultura indígena de origen mayense, no están simplemente decorados, sino tienen un profundo significado. Los mencionados elementos culturales tienen uno de sus grandes enemigos en los cambios de religión, sobre todo cuando se les considera como alguna forma de paganismo o de idolatría. No hay duda: quien cambia de religión afecta gravemente su cultura.

TRADICIONES COMO ESTOS BARRILETES luchan contra el “progreso”: la “hamburgesación” y la globalización de la cultura, la ropa de paca, la simple desidia o la incapacidad para entender el verdadero valor de la diferenciación cultural. La presencia de visitantes para ver estos majestuosos ejemplos de la guatemalidad debe ser convenientemente controlada, para evitar efectos negativos y talvez irreversibles a la esencia misma de estas actividades. Ejemplifican la necesidad de una actitud de respeto y admiración de parte de quienes los ven. Por temas como este tiene sentido hablar de una Guatemala multilingüe y pluricultural, pero debe estar unida en el conocimiento del idioma español, como única forma de enfrentarse al mundo globalizado de hoy.

Festival de Barriletes 2006

A pesar de haber sido una tarde nublada, el esperado Festival de Barriletes Gigantes no defraudó a nadie, miles de turistas nacionales y extranjeros pudieron apreciar este espectáculo y plasmar cientos de imagenes en cámaras y teléfonos, como dejando constancia de como estos mensajeros nos comunican con nuestros antepasados.

Al inicio de la siguiente colección, hay una serie de fotos mostrando las obras de un talentoso pintor sumpanguero y luego un video mostrando la majestuosidad que presenciamos este día.







Guate360, ha dedicado en los últimos años un buen espacio a esta tradición sumpanguera, y este año no ha sido la excepción, vean, Vivencias de Gigantes, publicado el 28/10/2006.